lunes, 7 de abril de 2008

Ceuta también existe

Pedimos perdón a Teruel, autora del lema de nuestro título, pero nos ha parecido oportuno rescatarlo para comentar varias páginas de El Faro de Ceuta, dirigido por la periodista navarra Carmen Echarri. Porque también en ese diario encontramos buenos ejemplos. Hoy ofrecemos estos tres, comentados por la directora.



Sobre las páginas del "proyecto Biutz", Carmen nos cuenta lo siguiente: "Muchas veces los gobiernos tienden a organizar su política basándola en proyectos engalanados de promesas que persiguen acabar con los problemas. En Ceuta no podía ser menos. El Gobierno se plantea idear un nuevo paso fronterizo con Marruecos que termine con las tercermundistas imágenes de cientos de porteadores atrapados en el todavía vigente paso del Biutz. Según el idealista plan, habrá un nuevo puente con varios carriles que servirá para canalizar el tránsito de los marroquíes que llegan a la ciudad a comprar mercancía que luego trasladan a Marruecos en donde la venden en los mercados alauitas. Como sucede siempre en algo que tiene que ver con España y el reino marroquí, lo que diga sidi Mohamed irá a misa. Aquí tenéis el proyecto, el objetivo y la idea".


Y estas líneas nos escribe sobre la historia del inmigrante: "La presión migratoria en Ceuta es una constante. Controlar los intentos de entrada de aquellos sin papeles que buscan en la puerta de Ceuta su llegada a Europa acostumbra a provocar daños colaterales, encarnados en las actuaciones de las fuerzas de seguridad que pueden ser susceptibles de no ser lo legales que debieran. La Fiscalía General del Estado ha ordenado investigar cómo fue la muerte de un senegalés rescatado por tres guardias civiles. Cuando la Delegación del Gobierno no envía comunicados y la Guardia Civil calla, el periodista termina siendo el que busque los datos para aclarar lo sucedido. ¿Es acaso este nuestro papel?, ¿lavar la imagen de la Benemérita con nuestras indagaciones? En Ceuta parece ser que sí. Eso es lo que se pretendió con un reportaje que puso algo de claridad en un asunto turbio".

Por último, unas cronicas sobre el seguimiento a un juicio con jurado en el Príncipe, el barrio más peligroso de la ciudad: "En la crónica  inicial decidimos no sólo cubrir el juicio sino dar una cronología de lo que pasó y explicar al lector cómo funciona un tribunal de jurado. Además, decidimos explicarles clave por clave los criterios que van a seguir las distintas partes sobre el mismo asunto". 


"El siguiente día —comenta Carmen— se hizo una reconstrucción de lo que pasó en su día y decidimos acudir, mezclándonos con la gente, para saber cómo se hacía una reconstrucción así y poder comprobar algo: en el juicio se ha dicho que cuando mataron a Munir no había gente en la calle. Pues bien, comprobamos que tal día como aquel había luz y mucha gente en los cafetines. Fue una comprobación que nos sirvió para ofrecer una ayuda al lector. Ya me diréis qué os parece".


3 comentarios:

isabel dijo...

Me parece un acierto no centrar los ejemplos en los grandes. Hay vida, y muy buena, fuera de Madrid, de Barcelona, de Zaragoza...

josemari dijo...

Os sigo desde el primer día. Ánimo y perseverancia desde Madrid.

ángel ortiz dijo...

Yo también coincido con la idea de que más allá de Madrid y las principales ciudades hay 'vida periodística'. Un abrazo desde Extremadura

Te puede interesar...

Blog Widget by LinkWithin