viernes, 23 de mayo de 2008

La chincheta

Hace unos días mostrábamos varias páginas de Mediterráneo consideradas como "periodismo ciudadano". Hoy abordamos este mismo tema, pero desde otra perspectiva. Y lo hacemos con "La chincheta", una de las páginas más "cañeras" del periodismo español. La publica desde hace tiempo La Verdad. Le hemos pedido a José María Esteban, director del periódico, que nos cuente detalles de esta sección en la que el rotativo murciano denuncia desperfectos, suciedad, etc. que afectan a la vida diaria de la ciudad y que suponen una dejación de los Ayuntamientos en sus obligaciones municipales de colaborar al mejor mantenimiento de la misma. 


La "técnica", nos narra el director, es muy sencilla:

1.- Se denuncia el hecho con fotografía y se incluye la fotografía y el teléfono del responsable para que los ciudadanos vean cómo está lo denunciado, quién es el responsable y le facilitamos un teléfono para que se una a la protesta. Las denuncias que se publican en la sección normalmente las hace el diario, aunque a veces damos paso a alguna que nos llega de los lectores. Lleva las riendas el diario para no provocar una avalancha de denuncias de lectores que no puedan ser satisfechas por su número y por el hecho de que la permanencia en La Chincheta puede ser de varios días. Eso sí, mantenemos una chincheta virtual, aunque no la llamamos así, en internet y que cuenta con más de 1.200 fotos. Para darle salida semanalmente publicamos una página con media docena de ellas y animamos a los lectores a que las envíen a nuestra web. Aquí no hacemos un seguimiento de arreglos, pues sería una locura, aunque admitimos que los mismos lectores nos indiquen si se han resuelto.


2.- A los 15 días, si no se ha arreglado, se une el responsable superior, que en el caso de un concejal es el alcalde, que comparte los "honores" de la denuncia con inclusión de su teléfono.

3.- A los 30 días, fotografía y denunciados pasan a la sección "El purgatorio de papel", con la explicación del motivo y de la grave dejación en su obligación de arreglarlo.


4.- En "el purgatorio" se mantiene hasta que se arregle y se ha dado el caso de que la situación se ha mantenido incluso meses... Pero se ha arreglado.

5.- Cuando se da esta circunstancia de tiempo y tiempo, elaboramos un reportaje con situaciones similares que siembran la ciudad y de las que "La Chincheta" es sólo un ejemplo; es decir, le decimos a los lectores que no es un capricho del periódico, sino una situación que revela la mala gestión municipal, comprobable con la media docena de fotos de parecidos desaguisados.



6.- Al final del año, hacemos un balance de los más solícitos en el arreglo y los que más han remoloneado.



7.- Tenemos constancia de que se ha constituido una "brigada antichincheta", encargada cada mañana de analizar la denuncia y ponerse manos a la obra.

8.- Es la sección más alabada del periódico por su espíritu crítico y por la metodología con la que se desarrolla.

Le hemos pedido a José María Estéban que nos enviara uno de los ejemplos más "perseverantes". Y nos ha hecho llegar el caso de "la pérgola":

15 de marzo de 2006: se estrena en "La chincheta".


16 de mayo de 2005: se presenta un proyecto para arreglarla.


1 de junio de 2006: 77 días sin solución.


1 de junio de 2006: se arreglará en verano.


1 comentario:

Marc Prats dijo...

Como decís, muy 'cañero' pero muy bueno. Felicidades al periódico.

Te puede interesar...

Blog Widget by LinkWithin