lunes, 16 de junio de 2008

Arriesgar para ganar

Ayer se celebró la finalísima del campeonato de pelota mano. El duelo entre dos amigos de Leitza se lo llevó finalmente Bengoetxea (22-11). En los días previos hemos visto excelentes previas en El Correo, Diario de Navarra, Diario Vasco, Deia y Diario de Noticias. Para no ofrecer todo el despliegue, hemos elegido al azar el lunes 9 de junio. Se puede comprobar la variedad de enfoques, géneros... en los tratamientos.



Nuestra idea en esta entrada era tomar como excusa el mundo de la pelota para escuchar al mejor pelotari de la historia, Julián Retegui. Lo interesante de la historia es que no está solo. Le acompañan los otros dos deportistas navarros más laureados de la historia: Miguel Induráin y Miguel Mindeguía.  Luis Guinea los juntó y el resultado fueron estas excelentes páginas en Diario de Navarra.


Le pedimos a Luis que nos contara el "experimento informativo" que sacó adelante. Y nos ha contado esto: "Navarra es una tierra pequeña, pero diversa. Con apenas medio millón de habitantes ha conseguido tener un nombre propio en muchos ámbitos de la vida, pero especialmente en uno: el deporte. Con motivo del reciente rediseño de Diario de Navarra se nos ocurrió la posibilidad de reunir a los tres grandes mitos deportivos de la Comunidad foral, sentarlos en un café para que se conocieran, charlasen de deporte, intercambiaran opiniones y contaran sus batallitas.

Son tres personajes muy distintos, singulares, con un sabor autóctono irrepetible. Miguel Induráin, pentacampeón del Tour de Francia y el mejor ciclista español de todos los tiempos; Julián Retegui, el mejor pelotari de mano de toda la historia; y Miguel Mindeguía, el aizkolari (un deporte autóctono que consiste en cortar troncos de árboles de distinto calibre con un hacha en el menor tiempo posible) más grande de todos los tiempos. Tres ámbitos deportivos distintos, tres campeones, tres ídolos para todos los navarros. ¿Funcionaría el experimento?

Como el diario y los autores del reportaje (Luis Guinea y Fernando Ciordia) tenemos muy buena relación con los protagonistas, no hubo excesivos problemas para arreglar agendas y concretar el encuentro. Lo curioso es que hasta la reunión, que tuvo lugar en el Café Iruña (otro punto emblemático de Pamplona), los tres no se conocían más que por los periódicos. Pero congeniaron rápidamente, hubo química y no hizo falta más que lanzar una pregunta sobre la mesa. A partir de entonces el diálogo transcurrió con fluidez entre los tres, y el buen rollo siguió después en la sesión de fotos. En ese sentido tampoco quisimos hacer nada especial. Ni fondos, ni disfraces, ni cosas raras... sino tres mitos para miles de navarros en su sentido más cercano. Tomándose un café, caminando por la calle... Como elemento curioso y unificador buscamos en el archivo fotografías de los tres campeones en sus casas y en los lugares donde tienen todos sus trofeos. Esa especie de sancta santorum que tiene todo gran deportista y que es desconocido para el lector. El resultado fueron estas cuatro páginas, que tampoco resultaron muy complicadas de editar y con las que disfrutamos un montón.

Ah, y un pequeño detalle. ¿Por qué “la mesa de los tres reyes”? Primero, y evidente, porque Induráin, Retegui y Mindeguía han sido y son los tres reyes del deporte navarro. Y además la Mesa de los Tres Reyes (2.444 metros) es el pico más alto de la geografía navarra".

Los experimentos, con gaseosa, o con tipos como estos merecen la pena, concluye Luis. Veamos el resultado:




Esa era, decíamos, nuestra intención. Pero Diario de Navarra ofreció ayer, el día de la final, un interesante ejercicio de imaginación. Aprovechó su suplemento "La semana navarra" para, en todas sus secciones, poner los ojos en Leitza. 


En las páginas 2 y 3, "Cuatro preguntas a...", "Retratos afilados" y "Mi domingo" se centraronen protagonistas del mundo de la pelota.


En las páginas 4 y 5, la tradicional entrevista deja paso a dos conversaciones con los pelotaris. Temas ajenos al deporte y un recuadro común: "Su rincón favorito".


En la 6 y 7, el reportaje se centra en la reina del frontón, la pelota.


Las páginas 8 y 9 regresan al pueblo para recuperar a cinco de sus rostros más conocidos.


"Paisajes con leyenda", sección que se ubica en las páginas 8 y 9, se adentra en el bosque.


La siguiente sección, "Navarros en la aldea global" —pionera en España: numerosos navarros ejercen de corresponsales del diario. Todas las semanas abordan un tema común: las Navidades en..., la dieta en...—, le cuenta al lector qué deportes autóctonos hay en algunos países.


La contraportada siempre destaca a un joven navarro. La sección se llama "Generación N" y en esta ocasión se entrevista a un mozo de Leitza que ha ganado dos años seguidos la "aizkora de oro" en su categoría.

Lo dicho, un sanísimo ejercicio de imaginación.

2 comentarios:

xabi dijo...

Impresionante semana navarra. Enhorabuena a DN y al blog. Para hacer eso hay que animarse, hay que liarse, hay que planificar... Pero vale la pena.

Anónimo dijo...

Esa Semana Navarra es el resultado de muchos días de trabajo, pero sobre todo es el reflejo de un periodista que le da vueltas a los temas desde semanas antes y batalla contra lo que sea necesario para conseguir las mejores informaciones y páginas.

Te puede interesar...

Blog Widget by LinkWithin